Museo de Colecciones Reales, Palacio Real

museo-de-colecciones-reales-palacio-real

La presente ficha de proyecto corresponde al proyecto que se inició en el año 2000 pero su desarrollo se vió interrumpido posteriormente hasta el año 2006 por motivos judiciales.
La idea inicial, cuando el museo fue planeado hace ocho años, consistía en crear un recinto subterráneo, bajo la plaza de la Armería y la catedral de La Almudena, en una zona que conserva importantes ruinas de la muralla árabe. Patrimonio Nacional aseguró que las ruinas serían protegidas y quedarían integradas en el museo, y con ese planteamiento se convocó el primer concurso de ideas, ganado en noviembre de 1999 por el estudio de arquitectos de los hermanos Cano Lasso. El inicio de las obras se anunció para 2000, y el presupuesto se fijó en unos 60 millones de euros.
Los siguientes datos corresponden al proyecto de los hermanos Cano Lassso. Con una superficie construida de 34.800 m2, 1.000 m2 de ellos aparcamiento, el proyecto propone la nueva construcción del Museo de Colecciones Reales en un emplazamiento anexo al Palacio Real de Madrid y la Catedral de la Almudena, núcleo histórico y origen de la ciudad de Madrid.
El edificio, de carácter fundamentalmente subterráneo, expondrá al público cinco grandes colecciones de obras de arte, tapices, carruajes, pintura y escultura, orfebrería, cristal y cerámica y textiles, que pertenecen al Patrimonio Nacional, algunas de ellas las más importantes del mundo.
Al mismo tiempo se incorporarán al Museo, y serán visitables, los hallazgos arqueológicos de las excavaciones que se están realizando en el lugar, de gran valor histórico y que aportarán un mayor interés y dificultad al proyecto.
Debido a la complejidad del emplazamiento y de las características del diseño arquitectónico, que cuenta con grandes espacios interiores de grandes alturas y dimensiones, el diseño del edificio ha tenido que recurrir a soluciones constructivas especiales y singulares, sobre todo en sus elementos estructurales, para dar respuesta a todos los difíciles problemas técnicos que se planteaban. El edificio consigue realizarse en un 95% de su superficie prácticamente bajo rasante, llegando a
alcanzar algunos elementos profundidades superiores a los 32 m.
Como punto más notable, Bovis Lend Lease ha realizado, durante la fase de redacción de los proyectos técnicos, una labor de Estudio de Viabilidad (Análisis previos del emplazamiento, condiciones urbanísticas, programa de necesidades y especificaciones, etc.) y Gestión de Diseño, aplicando sus sistemas de control de Proyecto y de Ingeniería de Valor, analizando las implicaciones logísticas y económicas de las soluciones del Proyecto y proponiendo alternativas que han permitido al Patrimonio Nacional en todo momento tener un claro conocimiento y control de la información y de la evolución del Proyecto, con lo que el Patrimonio Nacional ha podido tomar las decisiones oportunas al respecto.
Bovis Lend Lease inició sus trabajos mediante unos servicios de Gestión Documental para la Segunda Fase del Concurso de Ideas del Museo, consistentes en análisis y selección de documentación gráfica (planos, fotografías, documentos varios) y escrita (planes, normativas, programas) tratamiento digital, organización, clasificación y archivo de la misma.