Pabellón de España en Expo Zaragoza 2008

pabellon-de-espana-en-expo-zaragoza-2008

Bovis Lend Lease S.A., fue adjudicada la asistencia técnica en pre-construcción; análisis de diseño, costes, planificación y pliego de licitación. Actuó también como consultora en la recomendación y selección final de la constructora.
España, tras el éxito de la Exposición Universal Sevilla’92, ha vuelto a ser sede de otra Expo, esta vez internacional. Bajo el lema Agua y desarrollo sostenible, la ciudad de Zaragoza acogió del 14 de junio al 14 de septiembre de 2008 la primera exposición internacional según el modelo reconocido por la Oficina Internacional de Exposiciones (BIE).
El tema global del agua fue el argumento en torno al cual se desarrollaron los contenidos de Expo Zaragoza 2008, a la que han confirmado su asistencia un centenar de países. En las 25 hectáreas del recinto, junto al río Ebro, en el meandro de Ranillas, Zaragoza albergó el mayor foro de debate y un gran encuentro multinacional sobre el agua.
Ciencia y creatividad’
Bajo el lema Ciencia y creatividad, el Pabellón de España en la Exposición Internacional Zaragoza 2008 tenía como objetivo principal presentar una visión dinámica, moderna, científica y creativa de España con respecto al gran tema del agua. Otro de los objetivos era situar a España en el contexto científico mundial y presentar sus aportaciones y planteamientos de futuro, frente a los problemas y amenazas
que conlleva el cambio climático. Se proyectó una imagen de un país solidario, comprometido frente a los problemas medioambientales, con una opción estratégica por las energías renovables.
Por ello, el contenido expositivo del pabellón no sólo informó sobre la realidad del agua en su contexto global sino implicó activamente al visitante haciéndole sentir su responsabilidad en la gestión cotidiana del agua.
El diseño del edificio responde revolucionariamente a estos planteamientos, recurriendo al agua, la ventilación, la sombra y la protección que crean la cubierta y el bosque de pilares que rodean el edificio para convertir el pabellón en un ejemplo de arquitectura ecológica y sostenible.
El pabellón, obra del arquitecto navarro Patxi Mangado con la colaboración del Centro Nacional de Energías Renovables (Cener) –especialista en temas relativos a energías renovables y diseño bioclimático– fue uno de los más emblemáticos de Expo Zaragoza, tanto por su estética como por los materiales empleados.
La arquitectura del bosque
El diseño del pabellón es una apuesta por una arquitectura comprometida con el medio ambiente y el desarrollo sostenible. Reproduce un bosque, “un espacio natural”, según Mangado, “tan sencillo y a la vez tan complejo, donde la luz que traspasa
los altos árboles y el ruido del agua nos transportan a una experiencia que hoy, debido al deterioro medioambiental y la vida urbana, resulta casi un lujo”. Un bosque de pilares que envuelve diáfanos volúmenes y que constituye la base del pabellón, concebido bajo criterios de ahorro energético, con una gran cubierta que proporciona sombra al edificio. De esta forma, y con la utilización de materiales respetuosos con el medioambiente y la integración de energías renovables, el pabellón desarrolla un microclima que permite al visitante resguardarse del intenso calor del estío zaragozano.
Los múltiples pilares, forrados de barro cocido, se convierten en soportes generadores de ese microclima. La cubierta es un contenedor energético donde se disponen colectores solares y acumuladores de agua para recuperación. Esta condición del edificio de arquitectura con compromiso medioambiental alcanza su máximo exponente gracias a la intervención del Cener, que ha cuidado que todos los elementos, además de potenciar el ahorro energético, sean reutilizables.
Perfectamente aislados y distribuidos, los espacios expositivos se sitúan dentro del “bosque”, sumando 2.315 metros cuadrados, de los aproximadamente 8.000 que tiene el pabellón distribuidos en tres plantas. Junto al Ebro, vecino al pabellón de las comunidades autónomas, asentado sobre una parcela de 4.200 metros cuadrados, el “bosque” de España ofrecío uno de los perfiles más singulares de Expo Zaragoza que recibió una alta afluencia de visitantes. La Sociedad Estatal para Exposiciones Internacionales (SEEI) adjudicó el concurso público para la “redacción del proyecto básico y de ejecución, con desarrollo de instalaciones y estudio de seguridad y salud, a la propuesta presentada por Francisco Mangado y el Centro Nacional de Energías Renovables de España (Cener), arquitecto y asesor en contenidos y estudio medioambiental, respectivamente. Se trata de un edificio que apuesta por la ciencia y la innovación, por una arquitectura ética y comprometida con el medio ambiente y el desarrollo sostenible. Un pabellón, en definitiva, acorde con el mensaje que España y la Expo dieron al mundo”.